Qué es el Sleeve gástrico

Por admin / hace 1 año / 0 Comentarios ».

Cada día son más las personas que buscan alternativas para bajar de peso, ya sea por razones de salud o por fines estéticos, existen muchas formas de lograrlo, unas alternativas son más eficaces que otras. Para quienes desean practicar algo realmente innovador después de haber probado tratamientos naturales como el té para perder peso o adelgazar existe la opción de realizarse un sleeve gástrico que también es conocido en español como tubulización gástrica.

Qué es el sleeve gástrico

Es un procedimiento quirúrgico que consiste básicamente en reducir el tamaño del estómago, ésta reducción se realiza con el fin de que, al tener el estómago más pequeño, el paciente logre sleeve gastricouna sensación de llenura sin comer demasiado como lo hacía antes, lo cual le llevará a rebajar de peso y mantenerlo y así prevenir o eliminar la obesidad. Con esa intervención es reducido en un 80% de su tamaño, convirtiéndolo de manera similar a un tubo o manguera al igual que en la manga gástrica. Gracias a ésta intervención se disminuye permanentemente una hormona llamada ghrelina ubicada precisamente en la parte a retirar, ésta hormona es la encargada de mandar la señal al cerebro para comer, por lo tanto, con el sleeve gástrico se reduce la ansiedad de comer. Éste procedimiento se hace con un instrumento llamado grapadora quirúrgica la cual permite cortar y coser al mismo tiempo.

Los expertos aseguran que el sleeve gástrico es una cirugía muy segura y sencilla de realizar, además, que tiene un porcentaje muy reducido de complicaciones tanto en el quirofano como después de la operación. Por lo cual dicha operación se la pueden realizar tanto jóvenes como ancianos.

El sleeve gástrico está recomendado para pacientes con obesidad mórbida, adolescentes a los que no se quiere hacer una cirugía de mayor agresividad, hombres o mujeres con un Índice de Masa Corporal entre 35 y 45; y también es recomendado para personas a los que les ha fallado el bypass gástrico. Al igual que en toda cirugía se les debe realizar un estudio previo para conocer el estado de salud general para conocer los riesgo que puedan existir por ejemplo en caso de personas con diabetes u otros padecimientos graves.

Dietas y cuidados después de la cirugía

Luego de la intervención quirúrgica se debe seguir una dieta especial para que el estómago del paciente se vaya adaptando. Se debe tener especial cuidado de no sobrecargar el estómago, teniendo en cuenta que ahora es un 80% más pequeño que antes. Es de vital importancia que un día antes de la operación solo se ingieran líquidos. Además recomiendan un suplemento vitamínico al menos un mes antes y se prohíben ciertos medicamentos.

Algunas clínicas recomiendan seguir la siguiente dieta de tres pasos o etapas, después de la cirugía:

  • En la etapa 1 se debe consumir solamente líquidos durante las primeras tres semanas, siempre procurando hacer sorbos de manera lenta.
  • Etapa 2. Ésta etapa empieza desde la tercera semana después de la operación, aquí ya se puede incluir alimentos en consistencia suaves como puré.
  • En la séptima semana se da inicio a la tercera etapa que consiste en ingerir alimentos sólidos, pero la ingesta se hace de manera gradual y la misma clínica brinda un listado de los alimentos a consumir.

Es muy recomendable que al sentir la sensación de llenura dejar de comer y no forzar a nuestro estómago, sobre todo poco tiempo después de hacerse el sleeve gástrico ya que podría causar la reapertura de los puntos.

Conclusión sobre el sleeve gástrico

Se emplea esta intervención quirúrgica, basada en reducir el tamaño del estómago dejándolo más pequeño, para que el paciente logre una sensación de llenura sin comer demasiado. El estómago es reducido un 80%, quedando con una forma similar a la de un tubo o manguera.

En la cirugía, se extrae también la hormona ghrelina junto con la parte del estómago que se retira. Gracias a esto se reduce la ansiedad por comer. El sleeve gástrico es realizado con un instrumento llamado grapadora quirúrgica que permite cortar y coser al mismo tiempo el órgano.

Se trata de una intervención muy sencilla de realizar, que además produce pocas o ninguna complicación durante o después. Está recomendada para pacientes con obesidad mórbida (IMC de 35 a 45), o para personas que les han fallado otros tratamientos. Se realizan todos los estudios previos necesarios para determinar la condición del paciente y llevarla a cabo.

Antes y luego del sleeve gástrico, se debe seguir una dieta especial que adapta al paciente a su nueva forma de vida. En la primera etapa, se deben consumir únicamente líquidos durante 3 semanas, sorbiendo de manera lenta. En la segunda, luego de la tercera semana, se comienzan a incluir alimentos de consistencia suave como el puré. En la última, en la séptima semana, se comienzan a ingerir alimentos sólidos de manera gradual, alimentos que son especificados por el médico a cargo del tratamiento.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *